El cohete Vega de la compañía aeroespacial Arianespace sufrió un importante error poco después de su lanzamiento este lunes (16 de noviembre), lo que provocó la pérdida de dos satélites, uno español y otro francés.

El cohete Vega de cuatro etapas salió del centro espacial de la Guiana en Kourou (Guayana Francesa) a las 01:52 horas UT del 17 de noviembre y parecía volar sin problemas durante las primeras fases de la misión. Pero, a ocho minutos del vuelo, algo falló.

Justo después de que Vega encendió su etapa superior, llamada Avum, se desvió del rumbo en una trayectoria degradada, según Arianespace. El cohete nunca hizo el próximo contacto esperado con las estaciones terrestres. Llavora’ns tampoco la velocidad ya no era nominal.

Los ingenieros de Arianespace trabajan para determinar lo que provocó la pérdida del vehículo de lanzamiento Vega y sus dos cargas útiles: un satélite de observación de la Tierra para España llamado SEOSAT-Ingenio y el satélite Taran de la Agencia espacial francesa CNES.

Una de las probables causas es un error humano, ya que se ha determinado que hubo un error al conectar unos cables de la última etapa del cohete.

La aparente anomalía de lanzamiento del lunes es el segundo mal funcionamiento del cohete Vega en dos años.

En julio de 2019, un cohete Vega falló durante el lanzamiento de un satélite para los Emiratos Árabes Unidos. En una investigación posterior se encontró que un motor defectuoso del refuerzo tenía la culpa.

El cohete Vega volvió al vuelo este año el 2 de septiembre, cuando se hizo un lanzamiento para poner en órbita 53 pequeños satélites para 21 clientes diferentes. Aquella misión fue un éxito completo.

El satélite SEOSAT-Ingenio era el primer satélite español de observación de la Tierra para un programa de la Agencia Espacial Europea para estudiar nuestro planeta. El satélite llevaba una cámara dual de alta resolución que podía fotografiar la Tierra con una resolución de 2,5 metros y mirar hacia los lados y hacia abajo, lo que le permite observar cualquier punto de la Tierra durante tres días.

En este caso el satélite no se le contrató ningún seguro ante posibles problemas relacionados con el lanzamiento por lo que todo el coste y miles de horas de trabajo se han perdido al completo.

El satélite Taran (el nombre es la abreviación de Tool for the Analysis of Radiation from Lightning and Sprites) era un satélite científico diseñado para observar fenómenos eléctricos extremadamente brillantes en la atmósfera superior de la Tierra. Se esperaba que el satélite estudiara brillantes flashes de luz visible conocidos como sprites, chorros azules y elfos, así como flashes de rayos gamma, durante un período de cuatro años.

El cohete Vega de Arianespace que hace casi 30 metros de altura, presenta tres etapas de combustible sólido coronadas y una cuarta etapa de combustible líquido, denominada módulo superior de actitud y vernier, o Avum. Fue después de que la etapa Avum hubiera encendido que Arianespace anunció la anomalía de la trayectoria de lanzamiento.

Los cohetes Vega pueden transportar cargas útiles de hasta 1.500 kilogramos hasta las órbitas polares a poco más de 1120 km de la Tierra. El cohete se ha lanzado 17 veces desde que entró en servicio en 2012, con dos fracasos.

Arianespace y la Agencia Espacial Europea están desarrollando una versión actualizada de Vega, llamada Vega C, diseñada para transportar cargas útiles de hasta 2.300 kg, un 60% más que el modelo actual.

Comparte la publicación: