El Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea (ESA) ya ha visitado el sol de cerca, tras su lanzamiento en febrero de este año. Pero los investigadores quieren que el satélite se acerque aún más, para lograr que sea impulsado por otro planeta: pasar por Venus para usar la gravedad de éste y empujarlo a un camino aún más cercano al sol. Eso significa que el satélite pasará por Venus esta Navidad en su primer sobrevuelo asistido por gravedad.

El Solar Orbiter tiene previsto realizar su aproximación más cercana a Venus a las 4:39 a.m. PT el domingo 27 de diciembre, cuando pasará a sólo 7400 kilómetros de las cimas de las nubes del planeta. La nave realizará varios sobrevuelos de este tipo durante la próxima década, cada vez acercándose más y más, y cada vez será enviada en una órbita que también la acerca al sol.

Impresión artística de Solar Orbiter haciendo un sobrevuelo en Venus. Medialab de la ESA / ATG

Los investigadores a cargo del Solar Orbiter se centran principalmente en comprender más sobre el sol, pero no están desaprovechando esta oportunidad de investigar también a Venus. Cuando la nave pase por el planeta, utilizará varios de sus instrumentos para registrar datos.

El Solar Orbiter tiene una cámara avanzada que usará para fotografiar el sol más cerca que nunca, pero no podrá usar su cámara para tomar fotografías de Venus, ya que debe permanecer apuntando hacia el sol. Sin embargo, puede usar sus otros instrumentos como su magnetómetro, sus sensores de ondas de radio y plasma y su detector de partículas energéticas. La idea es utilizar estos instrumentos para medir el espacio alrededor de Venus y ver qué tipo de entorno magnético, de plasma y de partículas existe allí.
Venus ha sido históricamente más bien pasado por alto como un objetivo de investigación en comparación con nuestro otro vecino planetario más popular, Marte. Eso se debe en parte a que Venus es muy difícil de estudiar: tiene espesas nubes de ácido sulfúrico en su atmósfera que bloquean la vista de la superficie desde la órbita. También es el planeta más caliente del sistema solar, más caliente incluso que Mercurio, que está más cerca del sol. Eso es porque los gases en la atmósfera mantienen el calor dentro, lo que significa que la temperatura de la superficie es de hasta 480 grados.

Pero las indicaciones recientes de que podría haber vida bacteriana en las nubes venusinas han reavivado el interés por el planeta, con sugerencias para explorarlo que van desde una armada de globos aerostáticos hasta el envío de naves inspiradas en mantarrayas para deslizarse por su atmósfera.

Más información sobre la misión: https://www.esa.int/Space_in_Member_States/Spain/Ya_estan_disponibles_los_primeros_datos_de_Solar_Orbiter

Noticia: https://www.digitaltrends.com/news/solar-orbiter-first-venus-flyby

Comparte la publicación: