Flujo de rayos cósmicos

rayoscosmicos_Img6

Los rayos cósmicos son partículas subatómicas procedentes del espacio exterior cuya energía, debido a su gran velocidad, es muy elevada: cercana a la velocidad de la luz. El origen de estas partículas podría ser de explosiones de estrellas lejanas, colisión de galaxias, agujeros negros y otros eventos violentos de similar magnitud.

Estas partículas son aceleradas a velocidades tan cercanas a la luz que su energía aumenta en gran cantidad, haciendo que estas partículas sean muy energéticas. Estás viajan billones de billones de kilómetros en todas direcciones y algunas alcanzan nuestro planeta. De hecho por cada segundo que usted esté leyendo esta frase, 100 partículas de rayos cósmicos están traspasando la atmósfera terrestre.

Cuando las partículas cósmicas topan con las partículas que existen en la alta atmósfera de la Tierra, estás se desintegran formando partículas nuevas con una duración muy muy pequeña.

Los rayos cósmicos son importantes para el estudio de la meteorología espacial. Cuando la heliosfera que crea el Sol se encuentra más débil (mínimo del ciclo solar), la cantidad de rayos cósmicos que recibimos en la Tierra aumenta y disminuye cuando la heliosfera se “refuerza” (máximo del ciclo solar).

CaLMa:     WEB

 

Cosmic Ray Station of the University of Oulu:      WEB

No se admiten más comentarios