La superficie del Sol es una danza turbulenta entre la gravedad, el plasma y los campos magnéticos. Al igual que el clima en la Tierra, su comportamiento puede parecer imprevisible, pero hay patrones que se han de encontrar cuando se observa de cerca.

El primer patrón que se observó en la superficie solar fue el de las manchas solares. Algunos astrónomos antiguos notaron las manchas solares, pero han sido estudiadas regularmente desde el 1600. A medida que los astrónomos contaban el número de manchas vistas cada año, encontraron que el Sol pasaba años activos y años tranquilos. Hay un ciclo de 11 años aproximadamente de recuento de manchas solares altas y bajas. También hay otros ciclos, como el ciclo de Gleisberg, que dura entre 80 y 90 años.

Estos patrones son similares a las estaciones del tornado del medio oeste americano o de los ciclos El Niño / La Niña del Pacífico. Estos grandes patrones tienen una regularidad que les permite anticiparse fácilmente. Pero si bien es relativamente fácil predecir los ciclos de manchas solares, no lo es predecir la aparición de una mancha solar individual.

Uno de los retos con la predicción de manchas solares es que no podemos poner sensores directamente en la superficie del Sol. Medir los campos magnéticos que crean manchas solares es difícil. Pero los astrónomos han aprendido que el Sol se puede estudiar mediante ondas sonoras y esta técnica les empieza a predecir manchas solares individuales.

Uno de los proyectos que estudian el Sol de esta manera es el Global Oscillation Network Group (GONG). Se trata de una colección de seis telescopios solares que miden el movimiento de la superficie del Sol 24/7. Las vibraciones de la superficie del Sol son causadas por ondas sonoras que se mueven en el interior del Sol. El estudio del Sol de esta manera se conoce como helioseismologia. Aunque se utiliza principalmente para estudiar el interior solar, las ondas sonoras también se ven afectadas por las características de la superficie, como las manchas solares, y recientemente el equipo GONG utilizó esta característica para predecir una.

Como la red GONG utiliza el sonido para predecir una mancha solar. Crédito: NSO / AURA / NSF

Hace aproximadamente una semana, el equipo de GONG se dio cuenta de que las vibraciones solares acústicas parecían estar interrumpidas por una característica situada en el extremo del Sol. No pudieron ver la función, pero era coherente con la de una mancha solar. Así, el equipo predijo que un cúmulo de manchas solares podría ser visible desde la Tierra alrededor de estos días. Y resultó que tenían razón …

Durante estos días tenemos una gran mancha solar del tamaño de 5 planetas tierra. No se nada fuera de lo normal ya que con anteriores ciclos solares, manchas más grandes habían sido observadas.

Mancha solar observada durante estos días y prevista por la red GONG días atrás

Este tipo de predicción es extremadamente útil para que las manchas solares grandes suelen ir acompañadas de otras actividades, tales como fulguraciones (explosiones o liberación de energía) solares. Los intensos brotes solares pueden alterar los satélites modernos como el GPS y, en el caso más extremo, pueden amenazar con colapsar la red eléctrica. Predecir estos eventos con varios días de antelación nos dará tiempo para mitigar sus efectos.

Con más investigaciones, el equipo de GONG y otros incluso podrían predecir la aparición de manchas solares antes de que se formen. Esto nos daría mucho más de una semana para prepararnos ante cualquier amenaza causada por las erupciones solares y nos daría a todos los que utilizamos esta tecnología razones para respirar un poco más fácilmente.

Comparte la publicación: